Qué es la glomerulonefritis postinfecciosa

Enlace Patrocinado

La glomerulonefritis postinfecciosa como todas las glomerulonefritis se trata de una inflamación en el glomérulo, es una enfermedad renal que afecta concretamente la nefrona renal subyacente a un proceso inmunitario, es decir que puede ser el resultado de una reacción inmunitaria que obviamente va a afectar el funcionamiento del riñón y en este caso como afecta la nefrona renal generará un filtrado deficiente de la sangre.
Asimismo puede tratarse de una glomerulonefritis secundaria por ejemplo si hablamos de la púrpura Schönlein-Henoch o el lupus erimatoso sistémico.

La glomerulonefritis postinfecciosa puede ser generada por infecciones como las que derivan de una sepsis, una infección aurículoventricular o una endocarditis y en menor grado debido a hongos, parásitos o infecciones virales.
Puede ser producida por una bacteria de la familia de los estreptococos llamada S. pyogenes, la cual provoca diversas infecciones sobre todo cuando se trata de subespecies de esta bacteria, lo cual se llama serotipo y son las que más se relacionan con la infección renal aguda. El serotipo 12 es el que genera infecciones en las amígdalas y en la faringe mientras que el serotipo 49 genera infecciones cutáneas.
Después de la infección faringoamigdalar, de seis a diez días y después de la infección cutánea de dos a tres semanas se produce la afección renal.
La reacción inflamatoria se produce cuando la bacteria se deposita en el glomérulo acumulándose entonces linfocitos, neutrófilos, anticuerpos factor C3 y del tipo IgC. La glomerulonefritis postinfecciosa se caracteriza por estos depósitos de glóbulos blancos, lo cual puede ser observado por medio de un microscopio electrónico.
La población infantil desde los 3 a los 7 años de edad es la más proclive a la glomerulonefritis postinfecciosa y a su vez es la que causa en esta población la dificultad de que el glomérulo pueda ejercer una buena filtración y con la consecuente con la aparición de proteinuria y hematuria.
En el cuadro clínico se advierte que luego de una infección en las amígdalas, una infección en la faringe o una infección cutánea posteriormente y al mes de este cuadro se producen edemas principalmente en los párpados y por las mañanas y luego pueden aparecer también en las piernas y pies y a su vez desciende la diuresis, es decir se produce una oliguria (un descenso en la expulsión de la orina) y una hematuria (sangre presente al orinar)y a veces además puede aparecer una elevación de la presión arterial, cuyos síntomas son mareos, problemas de visión y cefalea.
En pocas palabras y de modo fácil se trata de una enfermedad renal a veces secundaria a una infección cuando no es primaria y se refiere a una reacción inmunitaria. De acuerdo a los síntomas será el tratamiento, ya que la enfermedad aparece después de la infección que debe ser tratada con antibióticos. Es importante que como único método de prevención se extremen las medidas de higiene a fin de evitar las infecciones cutáneas y cuidar de los fríos en los días de invierno para evitar la infección de amígdalas y faringitis lo cual puede ser subyacente a una glomerulonefritis postinfecciosa.

Speak Your Mind

*

Comments links could be nofollow free.